Algunos falsos mitos dicen que la ortodoncia puede ser dolorosa. Hoy en día, con los materiales y las herramientas tan modernas con los que se realizan estos tratamientos en nuestra clínica dental en Salamanca esto está muy lejos de ser cierto. Y de gran ayuda es la cera para brackets.

Tanto la ortodoncia convencional con brackets como la ortodoncia invisible son totalmente seguras y su proceso es cómodo y tranquilo para nuestros pacientes.

Sin embargo, y en el caso de los brackets, sí que es cierto que en los primeros días del tratamiento se puede sufrir cierta incomodidad. No llega a ser dolor, pero sí una sensación de molestia por el contacto con nuestros brackets que durará unos días hasta que nuestra boca se acostumbre a ellos.

Sin embargo, tenemos un elemento ideal para suavizar estas molestias y reducir la sensación al mínimo o incluso hacerla desaparecer: la cera de ortodoncia.

¿Cuándo y cómo se usa la cera para brackets?

Como hemos dicho, la primera toma de contacto de nuestros tejidos orales con los brackets puede ser un tanto molesta. Esto se debe a que como los brackets sobresalen levemente, pueden rozar y realizar fricción, provocando en algunos casos pequeñas heridas en la mucosa.

Es en este periodo cuando debemos usar la cera para proteger los tejidos blandos y evitar infecciones.

Esta sensación se repetirá también, aunque en menor grado, cuando tras una revisión en nuestra clínica se ajusten o modifiquen los brackets, puesto que es posible que rocen con nuevas zonas de la boca.

También debemos usar la cera cuando ya se ha producido una herida, para que no se haga sobre la llaga, cuando algún bracket se desprende y queda colgado o cuando algún otro elemento de la aparatología también se desprende levemente y queda sobresaliendo en nuestra boca.

Para colocarla, primero asegúrate de haberte lavado bien las manos y cepillado los dientes de forma exhaustiva. Es importante no manipular esta cera con suciedad ni que restos de alimentos queden entre nuestros dientes, pues pueden acumularse con la cera y ocasionar caries.

Una vez estemos preparados, cogemos una pequeña cantidad de cera y hacemos una pequeña bola. A continuación, la presionamos sobre el bracket o sobre la parte de la aparatología que sobresalga, presionando con cuidado para que se adhiera bien.

Es muy fácil. Solo debes tener cuidado con la higiene y con retirarla de la boca antes de comer o de consumir bebidas calientes.

Si quieres cambiar tu sonrisa, nuestra clínica dental en Salamanca está especializada exclusivamente en ortodoncia. Pide cita y acude con tu pequeño a nuestra consulta en la Calle Toro.